Patrimonio Histórico Artístico

Aguarón posee patrimonio cultural y natural en el mismo orden de importancia. 

De su patrimonio artístico destaca la iglesia de San Miguel Arcángel, las ermitas de San Cristóbal y San Gregorio Ostiense y la Casa Consistorial, de estilo neoclásico. 

El museo de pintura contemporánea “Marín Bosqued” es uno de los mayores atractivos culturales del municipio.

Casa Consistorial

Se trata de un edificio construido durante el siglo XVIII, siguiendo las formas del arte neoclásico, emergente por esos años en la Península Ibérica.

Destacan sus tres arcos que dan paso a su espaciosa lonja o almudí. Según la descripción hecha por Pascual Madoz, entre los años 1845 y 1850: “La Casa Consistorial es bastante capaz y de buena construcción: consta de una lonja con tres elegantes arcos que desde el pavimento viene a formar el primer piso, la fachada también es de buen gusto, terminada por unos aleros, trabajados a la antigua…”. Actualmente presenta un aspecto similar a la descripción de Pascual Madoz.
La entrada se realiza a través de tres arcos, existe un segundo piso dividido en dos, rasgo que se aprecia por existir un balcón de tres ventanas y encima vanos adintelados de menor longitud, por último aparece un último cuerpo con vanos adintelados todavía más pequeños que los anteriores.
Cerrando la fachada existe un alero de madera de buenas dimensiones.

Ermita de San Cristobal

Se encuentra en el paraje de “El Santo”, a 830 m. de altitud, en plena Sierra de Algairén, marco privilegiado desde el que se aprecian magníficas vistas de toda la llanura del Campo de Cariñena.

Esta ermita de modestas dimensiones se compone de un pequeño edificio gótico, cubierto con madera sobre arcos apuntados. Con el tiempo ha sufrido varias modificaciones, debido a lo cual se ve un tanto alterado su primitivo estilo.

En su interior, hay dos retablos de madera del siglo XVI, de tipo popular, dedicado el uno a la Asunción de la virgen y el otro a Nuestra Señora del Rosario, con relieves de los quince misterios en madera y figurillas de bulto redondo. Bastante más antigua es la imagen sedente de la Virgen con el Niño, románica del siglo XIII.

Es un lugar de oración y romerías de los fieles de Aguarón y otros lares, que se construyó gracias a las limosnas de los fieles de San Cristóbal y de Jesús Nazareno.

Iglesia Parroquial de San Miguel Arcángel

Se encuentra en el centro de la población. Siglo XVIII.

La iglesia parroquial de Aguarón se sitúa en el centro neurálgico de la población y su volumen destaca prácticamente desde cualquier vista panorámica de la localidad. La inauguración de este templo tuvo lugar en el año 1770, por lo que se trata de una obra que sigue las formas del estilo barroco, si bien por esas fechas este arte ya comenzaba su decadencia. Su desarrollo en planta consta de tres naves y un crucero cubierto por cúpula semiesférica, elevada sobre cuatro pechinas y tambor, manifestándose al exterior por una cubierta de azulejos y una linterna en su clave.

El Arquitecto fue Agustín Sanz, discípulo de Ventura Rodríguez. En 1750 recibió el encargo para la remodelación y terminación de la basílica del Pilar de Zaragoza. Así que se pueden apreciar ciertas similitudes con el Pilar.

Sin duda al visitarla lo que más impresiona es su fachada monumental, flanqueada en ambos lados por dos altas torres de cuatro cuerpos. Toda esta fachada, salvo su basamento de piedra, se realizó en ladrillo macizo, el material constructivo por excelencia en la zona y siguiendo de este modo la tradición mudéjar de estas tierras, sobre un basamento de sillares de piedra caliza.

Pero si su exterior merece una contemplación atenta, lo mismo ocurre con su interior, donde se conservan varios retablos de distintas épocas, de los siglos XVI, XVII y XVIII, y sobre todo se salvaguardan interesantes tallas renacentistas y un espléndido órgano.
El Pórtico es de estilo plateresco (principios del siglo XVI) y pertenece a la anterior Iglesia.

La planta es de cruz latina con tres naves separadas por pilastras cruciformes y adornadas con capiteles corintios.
El crucero está cubierto con una cúpula semiesférica con linterna en su clave, elevada sobre cuatro pechinas y tambor, manifestándose al exterior por una cubierta de azulejos. El resto de las naves están cubiertas con bóvedas y lunetos.

Está dividida horizontalmente en dos cuerpos y un frontón de remate que recoge las pendientes de cubierta.
Las cornisas están formadas por ladrillos aplantillados y piezas de piedra caliza en las esquinas.

Ermita de San Gregorio Ostiense